Hace unos días asistí a un TEDX en Barcelona titulado ¿Cuál es el futuro de la moda?

En esta charla se proyectó un vídeo en el que Danit Peleg, diseñadora de moda, muestra cómo hizo su primera colección impresa en 3D.

Si veis el vídeo, coincidiréis en que el textil está todavía a años luz de poder producir en serie por medio de las impresoras 3D porque, entre otras cosas, el material que se utiliza es prácticamente plástico al tacto y no transpira. El tiempo de impresión depende de la materia y es muy lento, aunque está previsto que se acelere en un futuro. Y los costes de la materia (poliuretano) son todavía muy altos. Es necesario un software para cada prenda, y las prendas necesitan ensamblaje.

Pero ya hay pioneros que comercializan colecciones aplicando esta técnica. Iris Van Herper aplica un punto de vista más moderno (futurista diría yo) a la Alta Costura, combinando técnicas de tecnología digital con trabajos handmade.

Iris van herper       Iris van herper vestido

Disfruto de las ventajas de la tecnología y de los avances que supone, y realizo una gran parte de mi trabajo delante del ordenador. Tengo un Kindle comodísimo que llevo a todas partes, y utilizo Whatsapp y otras aplicaciones, pero cuando entro en una librería o en una papelería con material de dibujo y preciosas libretas… me brillan los ojos. Y me encanta ver colecciones de tejidos e imaginar qué prendas puedo realizar con ellos justo en el momento en que toco o veo la tela. De momento, el 3D no me causa esa sensación.

Quizás con la producción de prendas vaya más lento pero se va acercando poco a poco a nuestras vidas.

Binokers es una start-up de Barcelona que ofrece la posibilidad de producir gafas en 3D. Lo explican muy bien en este vídeo.

binokers youtube

¿Sería esta una buena solución para los nuevos diseñadores? ¿Podría aplicarse al textil?

Se me ocurren varias formas de aplicación pero no relacionadas con la fabricación de prendas en 3D o con la moda virtual.

Una herramienta curiosa que he encontrado en la red: el probador virtual de la empresa Visualook. Lo explican muy bien en su página web:

EL PROBLEMA: la mayoría de usuarios no compran ropa y calzado por Internet por miedo al “cómo me quedará” al no poder probarse la prenda física desde casa para saber cuál es su talla y ver cómo combina con otras prendas.

LA SOLUCIÓN: ofrece a fabricantes y minoristas de ropa y calzado dos herramientas complementarias que se incluyen en sus tiendas online con el fin de aumentar sus ventas hasta un 60% y reducir el número de devoluciones por problemas de tallas hasta un 25.

Este probador virtual tiene un avatar en el que el/la cliente/a puede personalizar sus medidas y visualizar cómo le quedan las prendas. Es muy divertido, haz la prueba porque, aunque el avatar no es muy femenino, da una idea de cómo puede sentar una prenda sin necesidad de probarla físicamente.

Me parece un avance espectacular para las tiendas o marcas de moda online.


Este artículo fue publicado en la revista LA AGUJA de la AICP (Asociación Industrial de Confeccionistas del Paraguay) nº 43 de Septiembre de 2016. Lee la versión completa.

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

Responsable: Sonia Prada.
Finalidad: Moderación de comentarios.
Legitimación: Consentimiento de la persona interesada.
Destinatarios: No se comunicarán datos a terceros, salvo obligación legal. Los datos quedarán almacenados en los servidores de 1&1 Internet España S.L.U., situados en la Unión Europea.
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos, derechos que puedes ejercer enviando un correo electrónico a mail@soniaprada.com

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en mi política de privacidad.